Seleccionar página

El día de tu boda es el día más especial de tu vida y por ello necesitas que tu look sea impecable.

La elección del vestido es importante para lo que quieres transmitir ese día, pero el tocado que lleves será lo que marque la diferencia. Por ello, su elección no debes tomarla a la ligera, es una pieza esencial que puede mostrar mucho sobre ti.

¿QUÉ TENGO QUE TENER EN CUENTA A LA HORA DE ESCOGER MI TOCADO?

1.    La personalidad

Lo primero de todo, has de ser fiel a ti misma, ese día más que nunca debes mostrar la mejor versión de ti. No te escondas ni camufles bajo estilismos que eclipsen tu esencia propia.

Por ello, hay que estudiar muy bien que aspectos de ti quieres resaltar:

Si por ejemplo quieres resaltar la dulzura, puedes escoger un tocado de flores de estilo romántico con aire fresco y natural. Estos tienen infinitas posibilidades, pero desde mi punto de vista, su sutileza, frescura y naturalidad deben estar especialmente presentes en este caso.

Si lo que quieres transmitir es fuerza y carácter, lo ideal es que escojas un tocado con personalidad propia. Tonos metalizados y con  volúmenes grandes, podrían ser una buena elección.

Si tu personalidad es soñadora y creativa, entonces diviértete con tu estilismo y haz de tu tocado la pieza más impactante y rompedora.  Escoge formas y volúmenes originales, mezclas de materiales, texturas y colores armónicos. Eso sí, también has de tener en cuenta que la idea principal es que el tocado tiene que ser una prolongación de ti misma, no un adorno más, el límite entre algo original y algo recargado lo separa una línea muy fina que en ocasiones es fácil de cruzar.

Si quieres transmitir confianza y distinción, escoge un estilo elegante y sutil pero con fuerza. Las tiaras, tocados traseros o en broche, son un acierto en este caso, en blanco o blanco roto, rompiendo con toques metalizados o ligeros brillos, puede resultar algo espectacular.

2.    El vestido

Este punto es muy importante para mí, sin embargo lo pongo en segundo lugar por considerar que está supeditado al primero.

Una vez escogido el vestido, debes tener en cuenta la importancia de crear una armonía entre todas las partes de tu estilismo. Recuerda que la belleza es sinónimo de equilibrio, por lo tanto ten en cuenta estos consejos:

Si tu vestido tiene un estilo muy marcado, como puede ser romántico, clásico, boho, moderno o vintage, escoge un tocado de similar estilo. Para ello puedes, y debes, aportar fotos de tu vestido a la persona que vaya a diseñar ese complemento.

Si tu vestido fuese recargado, con infinidad de detalles, el tocado debe ser minimalista, de tamaño moderado y líneas simétricas. Evita las flores, el exceso de colores, brillos y las mezclas.

Si tu vestido fuese sobrio y sencillo, el tocado debe ser el protagonista. Apuesta por las mezclas, los colores y las formas originales. Los tocados en rama, asimétricos, lianas o de enredaderas de florecillas, coronas o tiaras elevadas, pueden ser ese toque especial que haga que tu estilismo cause impacto.

Si tu vestido fuese elegante y blanco, puedes optar por:

El total White, uno de mis favoritos, escoger un estilismo enteramente blanco puede ser moderno, elegante e impecable, los tocados con plumas, tiaras o tiaras elevadas y diademas o diademas maxi serán una excelente elección.

Con toques de color, esta opción es un acierto seguro, rompe con el blanco y aporta protagonismo a la zona de tu rostro. Escoge tocados con infinidad de formas y flores de diferentes colores o mezclas divertidas de diferentes texturas y materiales.

3.    El peinado

Por último pero no por ello menos importante, el peinado que escojas también condicionarán la elección de tu tocado.

Lo esencial, desde mi punto de vista, es priorizar la comodidad y la frescura. Los peinados acartonados y barrocos bien ejecutados son un espectáculo para la vista, pero para el día de tu boda, quieres ser la mejor versión de ti misma, por ello escoge peinados que resaltan tu propia belleza natural y las facciones de tu rostro.

Por lo tanto tengamos en cuenta:

Si tienes pelo corto, una excelente elección será un peinado natural y un tocado tipo diadema o corona.  Puedes jugar con diferentes colores y mezclas, o bien algo más sencillo, como una diadema o tocado lateral.

Si tienes el pelo largo, entonces hay infinidad de posibilidades, como pueden ser:

Pelo suelto y natural. Esto admite diademas, coronas o tocados, con toques de color y originalidad que pueden ser la pincelada perfecta para este tipo de peinado.

Recogidos. En este caso los tocados traseros, laterales, semicoronas, horquillas, peinecillas o tocados versátiles con la idea de enredarlos en tu peinado, pueden brillar con luz propia si escoges tonos armónicos y formas sutiles. Recuerda que el tocado no debe recargar sino dar coherencia al conjunto.

Coleta alta o trenza. Una excelente elección, en la cual podrás crear un look divertido y rompedor con coleteros, lazos, horquillas, tocados asimétricos o en dos piezas.